lunes, 20 de junio de 2011

El empleo crece en hostelería pese a los augurios por la ley antitabaco



La ley antitabaco no parece estar teniendo mucha influencia en el sector de la hostelería, al menos en lo que a empleos se refiere. En febrero, a cierre de mes, hubo 21.443 afiliados más a la Seguridad Social, contando trabajadores de régimen general y autónomos. Y la variación interanual también registra 6.882 empleos más, como media (0,78%). Los hosteleros, que en su día pronosticaban un grave nubarrón laboral en el sector, dicen que «aún es pronto para ver la repercusión de la ley, porque la caída de las ventas no arrastra de forma inmediata ni automática al empleo». Pero, «si los datos de la actividad económica siguen como ahora, a medio y largo plazo sí se notará», asegura José Luis Guerra, adjunto a la presidencia de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR).
Con la aprobación de la ley antitabaco, los hosteleros calcularon que se perderían 20.000 empleos. El Instituto de Estudios Económicos lo subió a 50.000, pronosticando una caída del empleo en el sector de un 5% a un 7%. Por ahora no parece que hayan acertado. La variación interanual de los afiliados a la Seguridad Social en este sector ha sido positiva en diciembre (1,24%), en enero (1,05%) y en febrero (0,78%), como media, según los datos del Ministerio de Trabajo. «En el interanual no se detecta caída, pero mes a mes unas provincias suben y otras bajan», dice Guerra.
Sin embargo, los hosteleros insisten con las ventas. Según sus propias encuestas, los bares registran una caída de ventas del 16% y el ocio nocturno alrededor del 19%. Sin embargo, reconocen que un 20% de sus restaurantes se mantienen como estaban. En el resto, cerca del 80%, hablan de una caída del 14%.
A pesar de estas pérdidas que menciona, Guerra dice que quizá la ley antitabaco no se ha notado tanto porque ha habido un tirón en el turismo en algunas comunidades, como Baleares y Canarias, «como consecuencia de la situación inestable en el Norte de África», que ha derivado el turismo hacia España. Desde la FEHR esperan a que salgan otros datos económicos, como los de la Encuesta de Población Activa, «que siempre muestra una foto muy distinta, negativa cada trimestre».
El portavoz del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, Rodrigo Córdoba, prefiere hablar en cifras absolutas. 894.690 trabajadores en el sector, 21.022 más que en enero. «No parece que las cosas vayan mal en este sector, no peor que en otros, desde luego, a pesar de que es una rama muy estacional. Estos datos contradicen los presagios catastrofistas de los hosteleros, que atribuían a la ley antitabaco. No es verdad, esta ley no ha influido en el sector». Córdoba explica que, aunque los empleos hubieran aumentado en 100.000 no se los habrían atribuido a la ley, «por tanto, tampoco cabe atribuir las pérdidas», dice. «La mayoría de fumadores no ha modificado sus hábitos, y si algunos han dejado de ir a los bares, otros, como las familias, acuden ahora más, así que está compensado», añade.
«Los hosteleros presagiaban la caída del empleo para oponerse a la ley, eso no es defender la hostelería, sino otros fines», continúa el especialista. Y recuerda que las ventas entre diciembre y enero disminuyen siempre (una media del 18% desde 2002): «No es serio que ahora se atribuya eso a la prohibición del tabaco». A ese cambio estacional achaca Córdoba también que en diciembre hubiera 4.054 afiliados más que los actuales. «Todos los diciembres hay contratación adicional que se diluye en enero». Los hosteleros afirman, sin embargo, que diciembre es el último mes en que baja el empleo, para empezar a subir de enero al verano. Respecto a los trabajadores autónomos, en febrero se han perdido 915 empleos, aunque aún se registran 431 afiliados más que en febrero del año pasado. «Crecen los asalariados, sí, pero llama la atención esa pérdida de casi 1.000 empleos entre los autónomos», dice Guerra.