lunes, 19 de septiembre de 2011

Planazo para el finde: involución


Miles de años de evolución (si no genética, por lo menos cultural y tecnológica) tirados por la borda solo porque a unos energúmenos se les acabó la batería del iPhone o se les derritieron los hielos para el botellón (porque está claro que lo que tienen dentro de la cocorota hace mucho que se quedó derretido y sin pilas y solo les sirve para embestir) y no se les ocurrió otro pasatiempo que dedicarse a derribar los árboles de El Parral.
No creo que sea un rescate económico, ni bancario, ni financiero lo que necesitamos por aquí, sino cultural y educativo. La verdadera crisis no tiene que ver con la deuda ni con el diferencial con el bono alemán, sino con la ética y el sentido común. Seguro que tarde o temprano saldremos del bache económico, pero cada vez tengo menos esperanzas en ver el día en el que salgamos del abismo cultural en el que cada vez estamos más sumidos.
Ya dijo Thomas Alva Edison que «el modo de valorar el grado de educación de un pueblo y de un hombre es la forma como tratan los animales», e Immanuel Kant que «Se puede juzgar el corazón de un hombre por su trato a los animales». Si hacemos extensibles de la fauna a la flora las citas de esas dos grandes personalidades, tenemos la viva imagen de la bajeza educativa y moral en la se encuentra hundida nuestra sociedad.

No hay comentarios: