lunes, 5 de septiembre de 2011

No es país para emprendedores

Reproduzco la desalentadora carta de D.ª Lorena Vázquez, publicada en el XL Semanal del 14 de agosto de 2011, titulada “¡Que viva España!”.
 

Tengo 33 años y llevo trabajando desde los 18. Empecé cobrando 720 euros y en la actualidad gano 857. Por “suerte” tengo curro. Mi sueño es pertenecer a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Hablo con un buen amigo sobre ello y me cuenta que no es buen momento, por el número reducido de plazas. Desanimada, acompaño a mi madre al médico después de tres meses de espera, y el mismo doctor que nos atiende en cinco minutos diciéndome que no son más que achaques de la edad, al salir de su consulta de la Seguridad Social me posa en la mano una tarjeta de su propia consulta privada y me dice con una sonrisa espléndida que, si queremos, nos puede atender esta misma tarde. Sin salir de mi asombro, voy a la Junta a entregar por tercera vez unos papeles. Antes hablo con una buena amiga funcionaria, que tiene aprobadas nada más y nada menos que tres plazas de auxiliar en tres diferentes organismos provinciales y que después de dos años sin ejercer a base de excedencias en una y otra plaza se está planteando ser madre, para tirar unos meses más de baja maternal y luego tirar otro poco de las excedencias. Al llegar por fin a la Junta, me encuentro con que el funcionario al que le tenía que entregar los papeles, aun habiendo quedado conmigo a las 11.30, se ha ido a tomar un café. Suspiro y me digo: ¡que viva España!

No hay comentarios: