miércoles, 29 de noviembre de 2006

Racismo e ignorancia en Burgos


Recientemente, dos personas han venido desde China para visitar una empresa burgalesa. Aparte de los aspectos puramente empresariales, tenían interés en realizar compras en nuestra ciudad. Entre otras cosas, tenían el deseo de adquirir un reloj de una prestigiosa y conocida marca suiza, por lo que visitaron varias joyerías. Sin embargo, cuando llegaron a una de ellas, situada en la C/ Moneda, la persona encargada de controlar el acceso, tras consultar con sus responsables, les denegó la entrada. Confiando en que pudiera ser un malentendido, al día siguiente, una persona de esta empresa burgalesa se puso en contacto con la tienda en cuestión para explicarles la situación y comunicarles que sus colegas chinos volverían a visitar su comercio por la tarde. Desafortunadamente, no era un malentendido, porque volvieron a negarles el paso, y hasta fueron increpados por demorarse en la calle delante de la puerta. Desafortunadamente para nuestros visitantes orientales, que tuvieron que sufrir la ignorancia y el racismo de estas personas; desafortunadamente para este negocio, que perdió la venta de dos valiosos relojes; desafortunadamente para mí, que me moría de vergüenza ajena cuando me lo relataron; y desafortunadamente para todo Burgos y toda España, pues corremos el riesgo de cargar todos con esa execrable imagen a los ojos de nuestros visitantes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues es lo que hay y te escribe una sudaca, lo que se vive día a día con el ciudadano de a pie esa todavía menos visible y más cruel. Pero no importa, arrieros somos y en el camino andamos.

El último que apague la luz dijo...

Gracias por el comentario y mucho ánimo.